Campaña Nacional de Vacunación.

Desde el 1º de octubre al 30 de noviembre se llevará a cabo la Campaña Nacional de Vacunación contra el Sarampión y la Rubéola.

El Ministerio de Salud de la Nación lanzó una campaña para aplicar a los niños, en forma gratuita y obligatoria, una dosis adicional de la vacuna triple viral, que protege contra el sarampión, la rubéola y las paperas. 

Se realizará del 1º de octubre al 30 de noviembre, en todo el país. Deberán ser vacunados todos los chicos que tengan desde los 13 meses, hasta los 4 años, 11 meses y 29 días. 

La vacunación se llevará a cabo en nuestro vacunatorio oficial, todos los jueves en Entre Ríos 589. Solicitá un turno llamando al Tel.: (0353) 4520218.


¿Qué vacuna se aplica y qué enfermedades previene?
La vacuna que se aplica durante esta campaña es la triple viral, que protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis o paperas. A lo largo de varias décadas ha mostrado una elevada seguridad y eficacia.

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa que provoca pequeñas manchas rojas en la piel, fiebre y síntomas respiratorios, además de una importante disminución de la inmunidad, lo que facilita la aparición de otitis, neumonía, convulsiones, encefalitis e incluso la muerte.

La rubéola se caracteriza por la presencia de fiebre, erupción en la piel y ganglios agrandados (principalmente en el cuello y detrás de las orejas). Cuando una mujer embarazada susceptible se expone al virus puede llevar a muerte fetal y neonatal y al síndrome de rubéola congénita con graves malformaciones en el recién nacido que producen sordera, ceguera y cardiopatías congénitas.

Al igual que el sarampión y la rubéola, las paperas son de origen viral y es una enfermedad que se caracteriza por inflamación de las glándulas parótidas (glándulas salivales). En casos graves, las paperas pueden afectar el sistema nervioso central, el páncreas, los testículos y ovarios y provocar orquitis (inflamación testicular), pancreatitis y encefalitis.

Las tres enfermedades se transmiten por vía aérea, a través de las gotas saliva que se eliminan al hablar, toser o estornudar o por el contacto directo con cualquier objeto contaminado con esas secreciones de la persona que está enferma.